(+57) 318 8511613 presidencia@ninassinmiedo.org

CRÓNICAS DE LOS SÁBADOS

Nominada Mejor Iniciativa Infantil Bogotá Bici Awards

Crónicas de nuestros sábados

Queremos que todos los amigos de Niñas sin Miedo conozcan lo que pasa durante los talleres de los sábados, en los que se reúnen nuestros voluntarios y las niñas para montar en bici o discutir temas de género, igualdad y sexualidad. Como ya saben, el propósito de estos encuentros es guiar a las niñas en su proceso de crecimiento para que ejerzan sus derechos y se desarrollen plenamente, siendo conscientes de las problemáticas de su entorno y críticas frente a los roles que definen el deber ser del hombre y la mujer. Con esto en mente, nuestro equipo de Educación para la Sexualidad prepara cada semana talleres que buscan promover el empoderamiento, la autonomía y la sana convivencia. Dada la pasión con que trabajan nuestros voluntarios y las respuestas tan positivas que hemos visto en las niñas, hemos decidido compartir desde ahora pequeñas crónicas que narren los momentos más impactantes y emocionantes de nuestros sábados en Ciudadela Sucre. ¡Síguenos para que te enteres de qué aprendemos los sábados!

Este sábado que pasó tuvimos un taller muy especial que marcó un nuevo rumbo para Niñas sin Miedo. Decidimos que ahora serán las niñas quienes establezcan, con la guía de los voluntarios, qué quieren aprender, qué temas les preocupan y qué problemáticas necesitan explorar para que a través del poder del “Yo sí puedo” logren transformar lo que les duele. Para familiarizar a las niñas con esta nueva dinámica, nuestros voluntarios Mafe, Willi, Pau y Dani prepararon una obra de teatro en la que representaron la vida de Eufrosina Cruz, quien actualmente lucha por la igualdad de género y los derechos de las mujeres indígenas en México. A partir de la biografía de Eufrosina aprendimos que todo es posible si somos fuertes y valientes, que es importante identificar qué nos duele y transformarlo positivamente. Algunas niñas nos contaron que les duele cuando sus padres no las escuchan, que les duele no ser involucradas en los juegos de fútbol como los niños y que les duele el peligro de ser abusadas. Luego de compartir nuestros dolores y analizarlos, hicimos una danza de sanación para sacar de nuestros cuerpos el miedo, la culpa, la vergüenza, la tristeza y la inseguridad. Sin estas cargas será más fácil empezar a expresarnos con mayor libertad. Cuando se terminó el taller todos quedamos sorprendidos de las sonrisas con que salieron las niñas del salón y de la alegría que se sentía en el ambiente. Definitivamente, la confianza que poco a poco se va fortaleciendo entre las niñas y los voluntarios nos genera una profunda sensación de paz.

Daniela Camargo

Voluntaria de comunicación.

 

1 Response

Leave a Reply