(+57) 318 8511613 presidencia@ninassinmiedo.org

Noticias

72 Horas de empatía y solidaridad, como primera respuesta ante el virus

“Así logramos una colecta de emergencia, para 51 familias de las niñas que asisten a nuestra fundación, a causa de las medidas de mitigación del Coronavirus,”

Bogotá_Colombia

Todo se detuvo… 

19 de marzo

 

Encargados del gobierno distrital y nacional decretaron medidas de prevención ante los posibles brotes de contagio del Coronavirus, en la capital y en el país. Primero con un simulacro vital, seguido de un decreto de aislamiento obligatorio, en ambos casos dejando prohibida la movilización de personas en Bogotá, y la segunda en todas las regiones. 

Soacha, municipio separado de la capital por apenas 19 kilómetros, es el lugar en el que  Niñas sin miedo tiene una sede física en la que 63 niñas, sus hermanos y sus familias se reúnen en algunas actividades. La sede queda exactamente en la Ciudadela Sucre, Comuna 4. 

Las madres, los padres, y los cuidadores de las niñas, en su gran mayoría dependen económicamente de algún oficio informal, que realizan ya sea dentro de barrios de Soacha o movilizándose hasta Bogotá. 

 

¿Con las medidas qué? Las personas se pueden aislar, pero sus necesidades no.

Iniciativa de lxs voluntarixs

23 de marzo

 

Ese lunes festivo en Colombia, ya se tenía noticia que los 4 días de simulacro empatarían con los 19 días de aislamiento decretados por el gobierno nacional. 23 días en casa.

 

Hacia las 10:40 de la mañana, en un grupo digital del equipo de voluntarias y voluntarios de la fundación, se inició una conversación entorno a las medidas que que empezarían desde el martes 24 de marzo a la medianoche, ajustes al nuevo esquema virtual de planeación de los talleres y las consecuencias más inmediatas para las familias de las niñas y la economía de sus hogares.

 

“Hice un sondeo y la situación económica de las familias es compleja. Muchas de las familias viven del día a día o de salarios semanales” María Alejandra Vanegas, Coordinadora de Programas de la fundación.

 

“Hacer donaciones, entre quienes podamos y queramos ¿es posible coordinarlo?” Juan Camilo Cabrejo, voluntario.

 

Surgieron preguntas como cuál sería el presupuesto para cada familia, si se podía hacer la colecta a través de la cuenta de ahorros de la fundación, pues los impuestos que conllevan las donaciones son una enorme responsabilidad, o sí cada persona voluntaria contactaba una familia para hacerle llegar el dinero. En menos de una hora se clarificaron las dudas en términos de la meta y el canal más apropiado para reunir los fondos.

 

 

Lo que empezó como una colecta interna, se transformó en una acción urgente y sentida, apalancada en las redes sociales de la fundación, pero principalmente por el voz a voz de voluntarias y voluntarios que se encargaron de mover entre sus contactos un mensaje concreto. – En la cuarentena apoya a una familia de Niñas sin miedo – 

 

El mismo lunes en la tarde, ya se habían colectado los primeros $650.000 pesos colombianos de fondos. Con 1 pieza gráfica para compartir por WhatsApp y 3 piezas para historias de Instagram y Facebook, pero más que todo con las ganas y la colaboración inicial de 51 personas del equipo. 

 

 

La buena noticia

25 de marzo

 

En 72 horas, de haber empezado la idea de la colecta, alcanzamos y sobrepasamos la meta de $7’000.000 de pesos, Primero pensamos en transferir un subsidio para cada familia de aproximados unos 125.000 pesos colombianos, libres del descuento de los costos del giro. 

 

Pero…

 

Logramos $13.538.883

Así que cada familia recibió un subsidio de alimentación por valor de $265.344 libres de descuentos, pues gestionamos del monto total los costos de cada giro, el cual hicimos llegar a cada cuidadora o cuidador de las niñas inscritas en la fundación.

 

De las 51 familias que tenemos debidamente identificadas, 2 decidieron no recibir el subsidio y lo cedieron para ser repartido entre las demás familias, pues poseen empleos formales con la garantía de que recibirán sus salarios con normalidad.

 

 

Lo que nos llena el corazón

 

Dos valores que trabajamos con las niñas en nuestros programas, LA EMPATÍA, que es poder ponerse en los zapatos de otra persona y comprender su realidad, y LA SOLIDARIDAD que consiste en dar algo de uno mismo para un bien común, han sido la mejor respuesta que hayamos podido tener en este tiempo de incertidumbre, cambio y adaptación.

 

Además, de en Colombia, se movilizaron personas en otros países: Francia, Alemania y Nueva Zelanda. Gracias a su apoyo, 49 familias podrán pasar esta cuarentena obligatoria, que va del 25 de marzo al 13 de abril de 2020, un poco más tranquilas y con menos miedo.

 

Aprendizajes que queremos compartir con otras organizaciones sociales

  • Los voluntarios y voluntarias de tu organización son un capital humano muy valioso. Sostener una relación de confianza y una comunicación abierta, hará que sean las primeras personas en abanderarse de las necesidades de tu causa y colaborar a enfrentar los desafíos

* Esta colecta de nuestra fundación fue una idea completamente del equipo, 51 voluntarixs hicieron este logro posible. ¡Gracias a ellas y ellos!

 

Mensaje a nuestros lectores

 

  • La solidaridad es un valor humano muy necesario, sobretodo en este año tan complejo. 

 

  • Puedes seguir realizando acciones solidarias en tu comunidad, e incluso en el mundo, sin salir de casa.

 

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.